Si, esta adicción tiene tratamiento. Un enfoque cognitivo conductual ayuda a aprender a controlar los impulsos sexuales y frenar la adicción.