Puesto que es un trastorno muy común en niños y adolescentes, la prevención reside en evitar el abuso del uso del aparato o del medio en cuestión, además de realizar un control de lo que se hace cuando está conectado y fomentar otras prácticas saludables lejos de estar todo el día conectado a la red.