Si crees que puedes estar cerca de una persona adicta al sexo identifica si: sufre impulsos sexuales continuados, necesidad irrefrenable de tener algún contacto de tipo sexual, sentimiento de culpa por sucumbir a la necesidad, pérdida de tiempo para realizar actividades cotidianas, inquietud e irritabilidad ante la abstinencia sexual o un deterioro de las relaciones amorosas o sociales.