Como cualquier trastorno, este problema puede tratarse acudiendo a la ayuda de un profesional cualificado para ello, garantizando el éxito de la rehabilitación.