Algunos de los síntomas del consumo de cocaína son muy característicos de este tipo de droga. Tanto para un consumo eventual como para un consumo continuado, es fácil comprobar que una persona ha consumido esta sustancia tóxica si se atienden a ciertas señales que presentamos a continuación.

En el caso de ser un consumo puntual, los efectos de la cocaína suelen verse en:

  • Sensación de euforia
  • No poder dormir
  • Pupilas dilatadas
  • Movimientos de mandíbula incontrolados
  • Aumento de la temperatura corporal
  • Ausencia de cansancio o fatiga
  • Aumento de la frecuencia cardíaca

Por otro lado, a estos efectos de la droga se le pueden sumar otros detalles que mostrarán que la persona sigue con una rutina de consumo, la cual puede culminar en adicción en cualquier momento:

  • Salir mucho por las noches y llegar de madrugada
  • Recurrir a medicamentos para poder dormir
  • Gastar más dinero de lo normal
  • Perderse durante días

En definitiva, si el consumo es continuado la rutina de la persona cambiará por completo. Se alejará de las actividades sanas como el deporte y bajará su rendimiento laboral o estudiantil.