La psiquiatría no considera este comportamiento adictivo como una enfermedad mental, pero sí como un trastorno que tiene posibilidad de tratamiento y rehabilitación.