Una persona que es adicta a la marihuana desarrolla una dependencia hacia la sustancia debido a que ésta actúa directamente sobre los centros de placer del cerebro. Las siguientes dosis se consumen buscando ese placer, que a la larga resultará muy perjudicial para el cerebro.