No existen causas fijas para determinar por qué se ha desarrollado esta adicción, pero sí que hay ciertos aspectos que pueden propiciarla. Estos pueden ser antecedentes familiares de adicción, depresión que fomente el juego como evasión, el consumo de otras sustancias.