La marihuana surge a partir de la creación de cannabinoides sintéticos, una serie de químicos que se rocían sobre distintas hierbas y que simulan los efectos de la marihuana real. Es una sustancia mucho más peligrosa que la marihuana común, habiéndose registrado multitud de casos de fallecimiento por el consumo de este compuesto.