Este término hace relación a los problemas de desarrollo del feto cuando su madre ingiere alcohol. Puedes ser problemas físicos, mentales, de crecimiento, etc. No existe ningún nivel “adecuado” de ingesta de alcohol durante el embarazo, por lo que se recomienda no tomar ninguna cantidad por mínima que sea durante la gestación del bebé.