Al entrar de una forma casi inmediata en el cerebro, la heroína puede causar cambios permanentes en dicho órgano. Tras esto, la persona busca la sensación de euforia que experimenta en la primera dosis que consume, algo que jamás se volverá a repetir y que provoca ese sentimiento de obsesión por lograrlo.