La principal razón por la que la cocaína es tan adictiva es por el efecto de euforia y posterior caída emocional que provoca en quien la consume. La cocaína hace que en el cerebro se libere una gran cantidad de dopamina, lo cual hace que el consumidor busque volver a consumir de nuevo para mantener ese estado de euforia.