Como todas las adicciones, es considerada una enfermedad mental, incluida en el DSM-IV (manual de diagnóstico psicológico) por la Sociedad Americana de Psicología (APA) en el año 1980.