No existen estudios científicos que demuestren que los problemas derivados del alcohol se heredan de padres a hijos. Sin embargo, sí puede desarrollarse una predisposición genética. Esto se refiere a que una persona cuyos padres son alcohólicos, tiene más posibilidades de tener problemas con el alcohol que una cuyos padres no son alcohólicos.