Sí, el alcohol se considera una droga porque crea dependencia en la persona que la consume. Además, el consumo prolongado genera enfermedades, trastornos y deterioro en el consumidor. Las consecuencias de esta droga afectan a todos los ámbitos de la vida del adicto.