Las consecuencias de la enfermedad del alcoholismo son muy variadas, pues afectan al adicto en cualquier ámbito de su vida. Lo destroza completamente, y por ello es necesario actuar antes de que estas consecuencias sean irreversibles. Pueden agruparse en:

  • Consecuencias físicas: cada año mueren millones de personas en el mundo a causa del consumo nocivo de alcohol. Éste es comúnmente conocido como “La Droga Sucia”, ya que casi todos los órganos del cuerpo se ven afectados por esta droga. Enfermedades cardiovasculares, cáncer o infecciones son algunas de las consecuencias físicas.
  • Consecuencias sociales: las relaciones sociales son uno de los primeros ámbitos de la persona adicta al alcohol que se ve alterado. Pelearse con la familia, los amigos o perder el trabajo son situaciones casi inevitables para alguien alcohólico.
  • Consecuencias psicológicas: enfermedades como la depresión, la ansiedad o la psicosis son algunas de las enfermedades mentales que pueden darse si no se trata el alcoholismo como es debido.