La heroína puede consumirse inhalada (fumada), inyectada e incluso comida, siendo la inyectada la forma más habitual de consumo.