Una de las principales recomendaciones es que juegues para divertirte y no para ganar dinero. El juego fue creado para el entretenimiento y el ocio, no para ser una necesidad. Las compensaciones económicas acaban generando un sentimiento de necesidad de vencer que desemboca en la adicción.