El uso prolongado de benzodiacepinas provoca tolerancia a la sustancia, por lo que estamos ante un medicamento con un potencial adictivo muy alto. A raíz de esta tolerancia la persona necesitará aumentar su dosis (en muchas ocasiones sin consultar con un médico) y desarrollar una adicción que puede tener efectos devastadores en el organismo.