La cocaína actúa directamente sobre el cerebro estimulando el sistema nervioso central teniendo efectos inmediatos como sudoración, agitación,incremento de la presión sanguínea y de la actividad del corazón e incluso convulsiones.