El cannabis afecta directamente a los neurotransmisores del cerebro, que son los que controlan todo el sistema nervioso central. Crea una sensación de bienestar que en realidad es engañosa, pues estos efectos psicoactivos que provoca en el cerebro puede ocasionar lesiones importantes en el cerebro.