El cannabis en todas sus variaciones está considerado un tipo de droga alucinógena, que es capaz de alterar la percepción de la realidad de la persona que lo consume.