La heroína provoca daños devastadores en todo el organismo de quien la consume, pero lo cierto es que el cerebro (afecta al sistema nervioso y a la capacidad de pensar), los riñones y el hígado, son los que se llevan la peor parte.