Centro de desintoxicación en Cádiz

Impactos: 0

¿El cigarrillo electrónico es malo? Esta es una cuestión que lleva planteándose en los últimos años, cuando este nuevo recurso para dejar de fumar se introduce con fuerza en el mundo occidental. Se presenta como una solución fácil y rápida para abandonar por completo la adicción al tabaco, sin embargo no se conoce realmente cuáles son los efectos negativos del cigarrillo electrónico. Y sobre todo, si vale la pena tenerlo como vía de escape para dejar de fumar. En este post, te vamos a contar la parte negativa de fumar este vapor de agua. 

 

¿Por qué muchos estudios afirman que son malos los cigarrillos electrónicos de vapor?

Que un cigarrillo electrónico provoque menos daños que el tabaco normal no quiere decir que sea inocuo. Hay múltiples modelos en el mercado de este tipo de aparato, incluso se puede escoger con y sin nicotina (principal componente adictivo del tabaco). 

Por lo general, estos dispositivos tienen forma de cigarrillo, y están compuestos por los siguientes elementos:

  • Batería recargable
  • Atomizador
  • Depósito o cartucho con el líquido que se convertirá en vapor

No sólo las personas que fuman y quieren dejar de hacerlo son las que utilizan esta alternativa, sino aquellas personas no fumadoras que por alguna razón (ya sea social, de pertenencia al grupo, etc.) también hacen uso de ella. Incluso ya hay una denominación para las personas que lo utilizan: “vapeadores”. 

Se han encontrado que poseen sustancias como formaldehído, acetaldehído, acroleína y otros distintos metales pesados. Algunas de estas sustancias pueden considerarse citotóxicas y carcinógenas. 

Otro de los elementos de este aparato y que se utiliza como principal atractivo para los consumidores, son la cantidad de sabores de vapor que se pueden encontrar. Estos aromas en realidad son sustancias químicas que al ser calentadas pueden tener consecuencias en la persona, sobre todo complicaciones respiratorias. 

La nicotina es otra de las sustancias disponibles que pueden incorporar este tipo de cigarrillo. Aunque se pueda escoger o no su inhalación, sigue siendo el principal componente adictivo del tabaco tradicional. 

 

Efectos negativos del cigarrillo electrónico

En este apartado, vamos a desmentir el mito de que este sustitutivo al tabaco tradicional es más beneficioso para la salud. Algunos de los daños que se han demostrado hasta ahora son:

  • Potencia adictiva de la nicotina: recordando lo mencionado en el apartado anterior, la presencia de nicotina en estos aparatos sigue siendo un peligro para la salud de la persona a largo plazo. Además de producir dependencia a su inhalación. 
  • Daños cardiovasculares: varios estudios concluyen que utilizar estos dispositivos electrónicos puede provocar una mayor probabilidad de sufrir un infarto agudo de miocardio y enfermedades cardiovasculares. 
  • Daños del aparato respiratorio: estos daños son muy similares a los que provoca el tabaco. Inflamación crónica y disminución de las defensas con daño mediado por proteasas. Esto puede llevar a un daño estructural (por ejemplo enfermedad pulmonar obstructiva crónica). Así como otros problemas como el aumento de casos de bronquitis y de asma. 
  • Otros daños: en abril de 2019, la FAD anunció una advertencia sobre el uso de estos dispositivo debido al elevado número de casos de convulsiones, explosiones y quemaduras por mal funcionamiento. 

Existen muy pocos estudios científicos que demuestren los daños a largo plazo de estos aparatos. Su reciente aparición en occidente no proporciona un margen de estudio de sus consecuencias negativas específicas. Pero lo que sí se puede asegurar es que su uso tendrá consecuencias en mayor o menor medida. 

 

Conclusión

No existe evidencia científica que afirme que sea un método efectivo para superar el consumo de tabaco. Es un tema de gran controversia hoy en día, ya que si no provoca los mismos daños que el tabaco tradicional, sí tiene consecuencias negativas para la salud a corto y largo plazo. Asimismo, en algunos estudios se ha evidenciado que la inhalación pasiva de este tipo de vapor también puede producir daños. 

Aunque el tabaco no se considere una droga como tal, sí es una sustancia muy perjudicial a largo plazo y que necesita erradicar su consumo, sobre todo en los comienzos de éste (edades muy tempranas). 

Si tú o algún ser querido necesita cesar por completo el consumo de tabaco, habla con tu médico o con algún especialista en el tema. Las adicciones pueden superarse, sobre todo en manos de profesionales cuyo éxito de su metodología ha podido ser demostrado.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes